Los esposos Padilla

Manuel Ascencio Padilla tenía sus tropas en la región de La Laguna, Tomina y El Villar, en el actual departamento de Chuquisaca. Había nacido en Chayanta el año de 1774 perteneciéndole, por herencia, varias fincas de la región. Su padre lo envió a estudiar a Chuquisaca y allí trabó amistad con algunos de los que serían destacados revolucionarios, como Bernardo Monteagudo y Mariano Moreno. Allí también conoció a Juana Azurduy a quien haría su esposa el año de 1805. En 1810, a la llegada de Castelli a la ciudad de La Plata, ayudó al ejército Auxiliar con alimentos y cabalgaduras. Apartado por Balcarce de los altos puestos del ejército argentino, Padilla empezó a actuar independientemente con el apoyo de un buen grupo de indígenas quechuas, más varios mestizos y algunos criollos. Su acción fue tan efectiva que los españoles se empeñaron en destruirlo para alejar el peligro patriota de la región de Chuquisaca. Padilla tenía ideas autonomistas muy claras pues cuando le escribe a Rondeau le dice “aborrecemos la dominación extranjera, queremos el bien de nuestra Nación, nuestra independencia...”.

En 1816 Padilla había dejado un destacamento en Tarabuco conformado mayormente por indígenas, los cuales vencieron al batallón realista de “Los Verdes” comandado por Herrera, dando muerte a la mayoría de los combatientes y fusilando a sus jefes. En septiembre de ese año fue enviado el general cruceño Francisco Xavier de Aguilera para desbaratar a los guerrilleros de Padilla. El enfrentamiento tuvo lugar en La Laguna y el triunfo fue de Aguilera. Padilla, junto con su esposa y su capellán, lograron huir, pero fue alcanzado por Aguilera quien le dio muerte.